Conoce las diferencias entre aceleradoras e incubadoras

diferencias entre aceleradoras e incubadoras

Las palabras incubadora y acelerador se usan de forma intercambiable y es por eso que la diferencia entre los dos puede ser confusa. Sin embargo, creo que hay características que marcan las diferencias entre aceleradoras e incubadoras. Voy a repasar cada una individualmente para hacer más fácil que puedas entender la diferencia.

Incubadora

Una incubadora puede ser pensada como un lugar de inicio para las startups. Las incubadoras generalmente asumen equipos que apenas han comenzado a convertir su idea en una empresa real. Las incubadoras generalmente dan a las primeras etapas de una fase las herramientas adecuadas para impulsar su empresa hacia adelante, como el espacio de trabajo en común y los mentores. Uno de los propósitos principales de una incubadora es empujar a las startups a probar sus productos tanto como puedan y desarrollar un modelo de negocio estable. Muchas incubadoras están especializadas en sectores como FinTech, MedTech y etc. Si tu equipo tiene un MVP o el negocio es pre-ingresos, entonces una incubadora podría ser la oportunidad perfecta para tu equipo! Piensa en ellos como la escuela primaria, donde las primeras empresas aprenden lo básico.

Aceleradora

Los aceleradores, por otro lado, son para las startups más desarrolladas. Los aceleradores suelen buscar startups que han tenido la tracción inicial, construido un equipo que confía en la ejecución de su idea y tienen por lo menos un prototipo de su producto lanzado. Los aceleradores suelen ser muy intensivos, haciendo que las startups logren un crecimiento que normalmente llevaría años. Una vez que una startup se encuentra en un acelerador, el acelerador ofrece una enorme red de mentores, inversores y profesionales, la inversión (a veces a cambio de un poco de equidad) y por lo general un poco de espacio de trabajo para las startups. Una de las funciones más importantes de un acelerador es conseguir una empresa que este preparada para la inversión. Esto significa utilizar la tracción inicial para catapultar la puesta en marcha a una empresa generadora de ingresos. Si las incubadoras son la escuela media, entonces los aceleradores son la universidad para las startups.

Espero que esto ayude a entender la diferencia entre aceleradores e incubadoras. Si no estás seguro si un acelerador es un acelerador (o una incubadora), comprueba lo que ofrecen. Si parece más básico, es probable que sea una incubadora.

Cómo analizar si tu idea de negocio online es buena

Antes de iniciar tu aventura como emprendedor, tienes que analizar si tu idea de negocio online es buena. Una buena startup online se sostiene sobre una buena idea. Pero, ¿cómo se puede saber si tu idea te reportará un buen negocio?

No es fácil responder a esta pregunta. Por eso, hoy vamos a ofrecerte tres pasos básicos para analizar si tu idea de negocio online es buena:

  1. Analiza los factores internos y externos que pueden potenciar o hacer caer tu proyecto de negocio.
  2. Realiza un estudio de la competencia, del target (o público objetivo) y los potenciales inversores.
  3. Ten claro el nicho de mercado en el que quieres insertarte.

Análisis DAFO y PEST

Cuando una idea de negocio online viene a la cabeza de cualquier emprendedor, no tiene que sucumbir al fervor inicial. Las empresas unicornio, las startups que en muy pocos años son valoradas por más de 1.000 millones de dólares, son casos excepcionales. En Europa, sólo residen 16 de las 160 que se calcula que existen a nivel mundial.

Al analizar si tu idea de negocio online es buena, puedes calibrar mejor el éxito de esta. Tu proyecto no sólo depende de la originalidad de este, sino de un buen análisis previo. Con un profundo estudio crítico de tu idea, no sólo podrás determinar la competitividad de tu posible startup y tomar cualquier decisión estratégica. También desarrollarás mejor tu modelo de negocio dentro de un contexto competivo concreto.

El modelo de análisis tradicional en el mundo empresarial es el DAFO: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. El DAFO constituye el primer paso para encontrar la estrategia más idónea para lanzar tu empresa. Se basa en dos pilares: el entorno externo (Amenazas y Oportunidades) y el entorno interno (Debilidades y Fortalezas).

Entorno externo:

En este caso, hay que determinar las amenazas y las oportunidades de nuestra idea:

  • Amenazas: comprenden todos los factores del entorno que pueden perjudicar la implantación del negocio y/o reducir su viabilidad comercial o económica.
  • Oportunidades: integra todo lo que puede suponer una ventaja competitiva para la empresa.

Los cambios en los gustos del consumidor, las novedades tecnológicas o las modificaciones de las leyes son algunos ejemplos de amenazas y oportunidades que puedes descubrir al analizar si tu idea de negocio online es buena. Son, en definitiva, factores que alteran la actividad de la empresa y, por lo tanto, determinan su futuro.

A priori, las startups que se desarrollan online pueden tener varias ventajas. La creación de una empresa online implica menos trámites burocráticos -en función del país- y acceder a un amplio espectro de potenciales consumidores.

Pero, por otro lado, has de tener en cuenta el comportamiento del consumidor por Internet. Aunque el flujo de visitas a tu página web sea elevado, no todas se materializan en una compra directa.

Entorno interno:

Dentro de este punto, tendrás que encontrar las debilidades y fortalezas de nuestra idea:

  • Debilidades: son los elementos internos que pueden perjudicar la organización de la empresa y que la sitúan en peor posición con respecto a la competencia.
  • Fortalezas: constituyen los puntos fuertes que posee la propia empresa.

Cuando la idea se está concibiendo, es difícil hacer un buen análisis interno. Las debilidades y fortalezas las verás mejor en la práctica, en el momento que sepas los recursos financieros disponibles, el equipo humano del que se dispone, las plataformas online que contratáis, etc.

Además del DAFO, en el mundo empresarial también se utiliza el PEST: Político, Económico, Social y Tecnológico. El PEST profundiza en el marco externo en el que se desarrolla la empresa. En concreto, considera el ámbito geográfico, el contexto políticolegal, económico, sociocultural y tecnológico. Si lo utilizas, te ayudará a analizar si tu idea de negocio online puede prosperar o perecer en el intento.

Analizar si tu idea de negocio online es buena: Estudia el mercado

Después de analizar si tu idea de negocio online es buena, se ha de estudiar el mercado para ver qué implantación tendría. En este caso, deberías investigar tres aspectos claves: el público objetivo o target al que te diriges, los potenciales inversores y el mercado. Con estos tres pilares, sabrás si tu idea es comercializable y viable o, por el contrario, has de reformularla o, en el peor de los casos, desistir y pasar a otra mejor.

Mi consejo es que utilices fuentes de información fiables para hacer tu estudio de mercado. Las mejores son las institucionales, las asociaciones de comercios y las publicaciones orientadas al mercado al que te diriges.

El público objetivo:

El target o público objetivo comprende a todos los consumidores que van a beneficiarse del producto que saques a la venta o del servicio que ofrezcas.

Para analizar si tu idea de negocio online es buena y llevarla a cabo, a quiénes te diriges (sexo, edad, situación familiar, contexto económico, etc.), qué quieren y cuál es la forma más fácil de llegar hasta ellos.

Hay distintas estrategias para recabar información de tu público objetivo. Puedes mandar encuestas por correo, conseguir información a través de las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Linkedin…), registrarte en foros o acercarte a un evento de tu sector.

También existen herramientas de social media útiles para investigar. Google Trends te puede otorgar una perspectiva de las últimas tendencias, FanGagner te facilita información sobre los usuarios de Facebook adheridos a páginas de tu competencia, o puedes recurrir a plataformas más profesionales como SAS o RapidMiner. Los datos que obtengas te servirán para saber qué valor añadido puedes otorgar a tu producto y, en tal caso, conseguir más clientes.

Los potenciales inversores:

Dentro del trabajo de analizar si tu idea de negocio online es buena, también es importante prestar atención a los inversores de capital. Al fin y al cabo, necesitas saber cuánto tiempo podrás sobrevivir con el dinero que tienes y en cuánto tiempo deberás buscar inversores externos.

En el mundo de las startups, se han puesto de moda los business angels como fuentes de financiación. Son inversores que otorgan, de forma personal y privada, capital a negocios emergentes. A cambio de su aportación, poseen parte de la empresa. Con este propósito de ayudar a que los emprendedores españoles fueran eficientes, Juan Roig, director de Mercadona, creó su proyecto Lanzadera.

En los últimos años, los bancos también se han lanzado a financiar nuevas ideas de negocio online. En España, Santander, BBVA, Bankinter y Telefónica tienen en marcha proyectos específicos para las startups. Puedes considerar también las redes sociales de inversores, como eToro, o específicas para emprendedores, como StartupExplore.

La competencia:

Emilio Duró, consultor, asesor y formador en las primeras empresas de España durante más de 30 años, insiste en que hay pocos genios en el mundo, que, de repente, tengan magníficas ideas. Por eso insiste en que, en primer lugar, hay que conocer, estudiar y copiar lo que hace la competencia.

No te asustes por la competencia. El hecho de que haya no es necesariamente negativo: demuestra que es un segmento de mercado rentable. De hecho, si no hay competencia debes replantearte el porqué. Puede que tu idea sea nueva y, por eso, no disponga de inversores. O puede que no sea rentable, que el consumidor no tenga interés en tu idea o que no hay mercado.

Para estudiar la competencia en profundidad, hay que hacerse dos preguntas básicas: ¿Qué estrategias están llevando a cabo las empresas del ámbito al que me quiero dirigir? ¿Qué puedo hacer yo para distinguirme? Con la segunda, encontrarás el nicho de mercado.

Analizar si tu idea de negocio online es buena: Estudia la competencia

Una vez analizado el público objetivo, definir tu nicho de mercado forma parte de la tarea de analizar si tu idea de negocio online es buena. El nicho de mercado está compuesto por un conjunto de consumidores con atributos parecidos y necesidades homogéneas. Esta demanda no la cubre la oferta general y, justo por este motivo, puede entrar tu idea al mercado.

Por ejemplo, un nicho de mercado que se ha potenciado en los últimos años son los cursos de desarrollo personal y motivación. El creciente interés por este tipo de cursos ha hecho que los emprendedores de negocios online opten por aprovechar este segmento de mercado, antes englobado dentro de las terapias o los preparadores físicos.

Actualmente, muchos mercados están saturados. No resultaría raro que hubiera empresas que intentasen cubrir las necesidades de tu target. Pero no te pongas nervioso. Es posible hacerse un hueco. La clave está en saber distinguirse.

¿Cómo? Dotándole de un valor añadido a tu producto o servicio. Hay muchas formas. Puedes decidir concentrarte en un segmento de mercado más pequeño que el habitual, con características específicas que no cubren las empresas que intentan abarcar un espectro más amplio. O, más allá de atender a una parte de los potenciales consumidores, también puedes dedicarte a mejorar una idea o un modelo existente que ya se ha demostrado que funciona.

Otra de las recomendaciones para insertarte en el mercado es ser ágil, especialmente en Internet. Los nichos van a ser explotados rápidamente. Tienes que pensar que tu idea de negocio online no compite sólo en tu país, si no con todo el mundo. Aunque también puedes intentar importar modelos de negocio que funcionan en otros países, como hace Demium.